Pasar la fe a los hijos

Los padres creyentes están llamados a dar a sus hijos mucho más que nociones abstractas de que ¡Dios existe!, ¡Jesús es el Hijo de Dios!.

ein Bild

Ni siquiera es suficiente enseñar razonamientos (Mira la creación y concluye que Dios existe; te cuento los milagros de Jesús, así comprendes que es el Hijo de Dios).

Los padres que caminan en la fe de la Iglesia pasan a los hijos la experiencia que ellos tienen de Dios viviente  y del Señor Resucitado.

Lo que tiene el poder de entrar en el corazón de los otros, también de los pequeños, es la historia que el Señor mismo está haciendo en la vida de los padres y por tanto de toda la familia.

Este es el mandamiento que debemos rezar a nuestros hijos todos los días, cuando se acuesten y se levanten, cuando vayamos de viaje etc...

Shemá Israel:

"¡Escucha, Israel!

¡El Señor es nuestro Dios, el Señor es Uno!.

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Guarda estos preceptos que hoy te mando en tu corazón;

se los repetirás a tus hijos, háblales en casa, cuando camines por la calle,

cuando te acueste y te levantes". Dt 6, 4-7